Un “algoritmo de riesgo” podría cambiar la forma de detectar el cáncer de mama